The cartridge

Algunos recordaréis un verano de 1997, cuando el boca a oreja hizo famoso un juego que trataba sobre "atropellar gente". El rumor no mentía: en el juego, para ganar más tiempo para finalizar la carrera, cada peatón te otorgaba 8 preciosos segundos extra, eso sin contar las bonificaciones extra por hacerlo visualmente estético. Curiosamente, además de absurdamente violento era tremendamente divertido. Ese juego se llamaba Carmageddon, y fue creado por Stainless Games.

Violencia gratuita y divertida

Por supuesto, los habituales detractores de los videojuegos no tardaron en poner el grito en el cielo, y su presión hizo efecto: Carmageddon fue censurado temporalmente en el Reino Unido y Alemania, donde sus respectivas versiones substituían a los inocentes peatones por insulsos robots. En Brasil fue prohibido totalmente. La prensa generalista también se hizo eco de la polémica, popularizando aún más el juego y multiplicando así sus ventas.

La entrada triunfal en el estadio de la primera fase de Carmageddon, probablemente el momento más recordado.
La entrada triunfal en el estadio de la primera fase de Carmageddon, probablemente el momento más recordado.

Las 600.000 copias que se vendieron significaron una secuela segura: Carmageddon II: Carpocalypse Now llegó un par de años más tarde para mantener el listón, con mejores gráficos y más sangre. Carmageddon TDR 2000, que no fue desarollado por Stainless Games, fue el tercer título de la saga. Desgraciadamente, su ínfima calidad hizo que se perdiera interés en la saga, y que ésta muriera con este título tan poco digno.

La caída y el resurgir de Carmageddon

Por suerte, la popularidad de los dos primeros títulos hizo que la saga no cayera del todo en el olvido. Así fue que 11 años después, en 2011, Stainless Games volvió a comprar los derechos de la saga a su propietario por aquel entonces, Square Enix Europe. Con un proyecto añadido en KickStarter, estaban decididos a hacer resugir de sus cenizas a Carmageddon, dándole la gloria que se merecía. Tal fue el éxito de la campaña en KickStarter que de los 400.000$ que inicialmente el equipo pedía, se recaudaron finalmente más de 600.000$. Carmageddon: Reincarnation estaba por fin en marcha. 

Al cabo de un año de desarrollo, Stainless anunció que harían el juego más grande de lo que tenían originariamente pensado, y que se dilataría el tiempo necesario para finalizar el juego. Posteriormente,  uno de los fundadores de Bullfrog y amigo de Peter Molyneux, Les Edgar, invirtió otros 3.5 millones de dólares extra. El proyecto no podía ir en mejor dirección.

Por fin, y después de mucho trabajo, Stainless concedió acceso anticipado a todos los que ayudaron a fundar el proyecto en KickStarter. Carmageddon: Reincarnation dejaba de ser un anhelo nostálgico para convertirse en una realidad. 

Por supuesto, nosotros estábamos entre esos donantes que ahora tienen acceso anticipado.

Llega Carmageddon: Reincarnation

Primero de todo, hay que aclarar que el acceso anticipado nos da acceso a una versión alpha, una fase muy primaria de desarrollo. Hay pocos circuitos, tiene fallos, falta optimización y hay muchos elementos sin terminar. Aún y así, lo que hemos podido jugar nos ha dejado muy buen sabor de boca. 

Los chicos de Stainless Games sabían perfectamente qué es lo que buscan los fans de Carmageddon, y han logrado plasmarlo perfectamente en Carmageddon: Reincarnation. "Dejemos intacto lo que funciona, y arreglemos lo que no", pensaron acertadamente.

El sistema de daños está realmente logrado.
El sistema de daños está realmente logrado.

Para empezar, la conducción: los Carmageddon original eran divertidos, pero los vehículos parecían que estuvieran en la atmósfera marciana. Tenían muy mala adherencia al asfalto, y además cualquier salto hacía que te el vehículo se elevara metros y más metros. Por suerte, las físicas en esta nueva versión son más divertidas: ahora sí tenemos la sensación de conducir un coche.

La violencia sigue estando ahí: los inocentes peatones siguen deambulando por los escenarios para que finalicemos su insulsa vida pasándoles por encima. Y buenas noticias: hay muchos. En Carpocalypse Now vimos un bajón en el número de peatones debido a limitaciones técnicas: de los sprites bidimensionales del primer Carmageddon pasaron a modelos 3D, que consumen muchos más recursos. Tuvieron, por lo tanto, que reducir la cantidad de ellos. Estamos de suerte: la potencia de las tarjetas gráficas de hoy en día logran que esto no sea un problema.

El coche Electric Blue en acción.
El coche Electric Blue en acción.

El primitivo motor gráfico del primer Carmageddon destacaba en un aspecto: el sistema de daños de los coches era sorprendentemente realista para la época. El coche se deformaba hasta límites insospechados cuando colisionábamos con cualquier obstáculo. Carmageddon: Reincarnation pone al día este sistema, logrando un gran nivel de detalle observable en la destrucción de nuestros coches.

¿Y los escenarios? A parte de la violencia gratuita, uno de los sellos identificativos de la saga han sido sus grandes escenarios abiertos: la ruta predefinida del circuito no es más que una opinión, pocos jugadores le hacen caso. Ciudades, zonas montañosas, zonas industriales... además de grandes, eran variados. Todo eso parece que se mantiene: la versión alpha nos permite el acceso a cinco escenarios distintos: 

  • Countryslide: Remake del circuito de montaña del primer carmageddon. Vacas incluidas. Y por supuesto, el looping.
  • Chopping Maul: Un barrio de una ciudad abarrotada, con un bullicioso centro comercial.
  • Ice Cubed: Una carrera en una zona industrial helada. Pingüinos también incluidos.
  • Oil Be Blowed: Otra zona industrial, llena de saltos y trabajadores que no saben lo que les viene encima. Literalmente.
  • Docking Hell: Una zona portuaria laberíntica. Contenedores y peatones. Ya sabéis que hacer.
Las vacas, también de vuelta en Carmageddon: Reincarnation.
Las vacas, también de vuelta en Carmageddon: Reincarnation.

En cuanto a los coches, también tendremos muchos entre los que escoger, incluidos los clásicos de las dos primeras entregas: el Corvette rojo 'Eagle R', el Saleen S5S Raptor 'Yellow Hawk' e incluso el Jaguar XJ22 'Electric Blue', que sigue lanzando rayos eléctricos a los peatones cercanos.

Los ítems que varían las condiciones del juego están de vuelta, buenos y malos: modificadores de gravedad, de daño, modificadores del comportamiento de peatones, todo presente de nuevo. Como extra, ahora en cualquier momento podremos 'comprar' ítems en tiempo real con los puntos que vayamos ganando durante la partida. Además, los podremos guardar para usarlos en cualquier momento.

Podremos comprar ítems y usarlos en cualquier momento.
Podremos comprar ítems y usarlos en cualquier momento.

Carmageddon ha vuelto

Aún queda mucho para añadir a esta versión alpha: modos de juego, más escenarios y, sobretodo, multijugador. También tiene que mejorar mucho el rendimiento: necesita una máquina muy potente para moverlo con fluidez. En conclusión: Carmageddon: Reincarnation va por muy buen camino, y le seguiremos la pista de cerca. Y, por supuesto, aquí os contaremos todas sus actualizaciones.



Comentarios


comments powered by Disqus