The cartridge

Las ofertas de Steam, de gog.com, los Humble Bundles... son oportunidades geniales para comprar cantidades industriales de juegos a buen precio, pero el resultado inevitablemente es el mismo: una lista larguísima de juegos a los que no tenemos tiempo de jugar. Bajo el nombre de 'juegos pendientes', estrenamos sección donde analizaremos todos aquellos juegos a los que no pudimos jugar en su momento. El primero será "Red Faction: Armageddon".

La saga Red Faction pasaría sin pena ni gloria si no fuera por su peculiar motor gráfico, que permite destrozar la geometría que forma los distintos niveles por los que avanza el protagonista. Ya en el primer Red Faction, si conseguíamos hacernos con un lanzacohetes y dábamos con una pared que no estuviera convenientemente blindada, podríamos abrirnos paso a través de ella, permitiendo incluso cavar un túnel a base de explosiones.

Podremos usar la pistola magnética para destrozar nuestro entorno.
Podremos usar la pistola magnética para destrozar nuestro entorno.

Red Faction: Armageddon es la cuarta entrega de la serie, y su evolucionado motor gráfico sigue permitiendo esta posibilidad, al menos parcialmente: si bien no podremos modificar la geometría que delimita el escenario, sí podremos destruir bastantes estructuras tales como edificios, muros o columnas. No podremos cavar un túnel en la pared, pero sí causar un estropicio considerable. Para ello tendremos a nuestra disposición un arsenal bastante variado, aunque el arma más interesante será la 'pistola magnética'. Ésta disparará un potente imán que se adherirá a algunas estructuras del juego, y que se desplazará posteriormente a donde disparemos por segunda vez, arrastrando todo aquello a lo que se haya enganchado. El hecho que permita adherirse también a los enemigos, hace que sea el arma más divertida de todo el arsenal.

Pero no todo es disparar: Armageddon nos cuenta la historia sobre los habitantes de Marte, que se ven obligados a vivir bajo tierra por culpa de un atentado contra el terraformador que hacía habitable la superficie del planeta. Conoceremos al héroe de la historia, Darius Mason, que será encargado de dar caza al malo de turno, responsable de la destrucción del terraformador y, de paso, de despertar a una peligrosa raza alienígena conocida como La Plaga. Una historia nada memorable, pero contada de una manera correcta.

Nada como una armadura acorazada con misiles infinitos para diezmar la población de alienígenas.
Nada como una armadura acorazada con misiles infinitos para diezmar la población de alienígenas.

No olvidemos que Red Faction: Armageddon es un shooter, y su principal función es entretener mientras matamos a los malos, objetivo que cumple a la perfección. El juego es divertido, las armas son gratificantes, y la jugabilidad es más que correcta. Es un juego hecho con cariño y atención al detalle: en ningún momento tenemos sensación de monotonía y en ningún lugar veremos malas decisiones de diseño derivadas de la pereza. A la variedad de escenarios le podemos sumar la multitud de vehículos que podremos conducir: armaduras gigantes, vehículos arácnidos e incluso cazas de combate.

Los creadores de Red Faction: Armageddon, Volition, le quisieron dar un toque RPG al juego, así que tendremos la oportunidad de mejorar las características de nuestro personaje a medida que vayamos avanzando el juego. En lugar de usar 'experiencia' para hacer crecer al protagonista, usaremos 'chatarra' que iremos recolectando por los escenarios. De vez en cuando nos encontraremos con máquinas que mediante "nanotecnología" podremos transformar esa chatarra en mejoras como más puntos de vida, precisión en las armas, ataques especiales, escudos etc.

Chatarra a cambio de más puntos de vida: milagros de la nanotecnología.
Chatarra a cambio de más puntos de vida: milagros de la nanotecnología.

Gráficamente el juego es muy atractivo: a pesar que el juego data del 2011, no se muestra excesivamente anticuado. La calidad sonora es buena, y las melodías acompañan correctamente a la acción, aunque no sean memorables y se olviden rápidamente. Quizá las cutscenes entre fases, como son grabadas en vídeo, destacan negativamente por su baja calidad debido a una excesiva compresión. 

Solamente le hemos encontrado dos "peros" notables. Así como en Red Faction: Guerrilla nos encontrábamos con un mundo más o menos abierto, Armageddon es absolutamente lineal. Pero es un pequeño detalle en comparación al hecho que el protagonista sólo puede cargar con 4 armas al mismo tiempo. No sería grave si no hubiera tal variedad de armas, pero en Red Faction: Armageddon cada una se comporta de un modo totalmente distinto: hay rifles, lanzagranadas, escopetas, lanzadores de misiles, railguns, armas cuerpo a cuerpo y, por supuesto, la pistola magnética. Forzarnos a escoger un set de armas sin saber qué es lo que vendrá a continuación es un error grave de diseño. Por suerte podremos cambiar de armas varias veces por fase, pero  no tiene sentido buscar 'realismo' en un juego que trata sobre matar alienígenas en Marte. Un error en el que ya cayó Duke Nukem Forever, con el agravante que ahí sólo podíamos llevar dos armas encima. 

Sólo podrás cargar cuatro armas a la vez, escoged sabiamente.
Sólo podrás cargar cuatro armas a la vez, escoged sabiamente.

En conclusión, un buen juego: si lo conseguís de oferta no lo dudéis por un momento, os ofrecerá de 15 a 20 horas de sólida diversión.

 



Comentarios


comments powered by Disqus