The cartridge

La primera versión pública de Kerbal Space Program salió en Junio de 2011. Desde entonces, sin hacer mucho ruido, ha ido ganando en popularidad. El objetivo del juego es sencillo pero a la vez increíblemente complejo: Tienes a tu disposición un Sistema Solar entero para explorar, innumerables piezas de cohete a tu disposición, y un sistema de simulación de físicas Newtonianas bastante realistas. Y ya está, el resto, lo pones tú.

Lo primero que nos encontraremos será el Hangar donde podremos diseñar nuestros cohetes. Un breve tutorial nos explicará que un cohete no es más que un depósito de combustible, un motor y una cápsula para la tripulación. Y que es recomendable añadir un paracaídas, por aquello de no matarse al aterrizar. Una vez en la pista de despegue, veremos que efectivamente, despegar despegaremos, pero no llegaremos muy lejos. Así que tendremos que volver al hangar y apañarnos para construir un cohete mejor.

Aprendimos por las malas el porqué es una  mala idea añadir elementos aerodinámicos a sujeciones pensadas para eyectar motores.
Aprendimos por las malas el porqué es una mala idea añadir elementos aerodinámicos a sujeciones pensadas para eyectar motores.

Los primeros pasos no serán nada fáciles. El primer instinto te lleva a construir un cohete grande, muy grande. No obstante, las leyes de Newton no tardarán en ponernos los pies en el suelo, literalmente. Si construimos un cohete demasiado pesado, no ganaremos la suficiente velocidad como para salir de la atmósfera, y acabaremos haciendo un humillante vuelo suborbital. Eso sí, la tripulación agradecerá que te hayas acordado de añadir el módulo de paracaídas. Porque te has acordado, ¿verdad? ¿VERDAD?

Así que tocará armarse de paciencia, y jugar al viejo juego del prueba y error. Crearemos cohetes más complejos, con motores específicos para cada altura de la atmósfera, separados en fases, y en distintas configuraciones. Nos estrellaremos, mataremos a nuestra tripulación repetidamente hasta que, finalmente, conseguiremos salir de la atmósfera y colocarnos en órbita. ¿Y entonces? El siguiente reto lo pones tú: ¿Que tal una visita a la luna?

 56 kilómetros encima de la superfície. ¿Quién ríe ahora, maldita atmósfera? .
56 kilómetros encima de la superfície. ¿Quién ríe ahora, maldita atmósfera? .

Kerbal Space Program está en fase de desarrollo. Aunque es plenamente funcional, se vende como una versión alpha. Se nota en algunos aspectos: ausencia de tutoriales completos, algunos glitches gráficos menores o algún bug al colocar módulos en el editor. El modo historia aún está en desarrollo, así que sólo hemos querido probar el modo sandbox. La parte buena es que cuenta con actualizaciones regulares que no sólo corrigen fallos, sino que añaden funcionalidades muy interesantes. La última actualización, por ejemplo, añade la existencia de asteroides, así como escenarios donde tendremos que desviarlos de su ruta aterrizando en ellos.

Una comunidad de usuarios muy activa orbita alrededor de Kerbal Space Program, creando wikis con abrumadora información, o añadiendo innumerables mods al juego que añaden más componentes para los cohetes, o incluso naves espaciales. (Sí, incluída la U.S.S. Enterprise).

Aprenderemos el significado de palabras como 'Apoapsis' o 'Periapsis'.
Aprenderemos el significado de palabras como 'Apoapsis' o 'Periapsis'.

El juego no es para todos. La curva de aprendizaje extremadamente pronunciada y el hecho que los tutoriales sean incompletos hacen que cueste entrar en él. No obstante, es uno de los juegos más gratificantes a los que nunca hemos tenido el placer de jugar. Pocos juegos han conseguido darnos la sensación de victoria al conseguir huir de la atmósfera y entrar en órbita, por ejemplo.

Así que, si no te importan los detalles por pulir, y te interesa la astronomía, la ingeniería o simplemente montar cosas con mucho combustible y motores enormes, Kerbal Space Program no te decepcionará.




Comentarios


comments powered by Disqus