The cartridge

Ya tenemos aquí la beta "casiabierta" de Titanfall, uno de los títulos más esperados de este 2014. Cualquiera que se apuntara a la beta ya puede participar en ella accediendo a tus juegos de Origin. Aprovechar, que la madrugada del viernes se acaba el chollo.

Después de unas cuantas partidas, y no demasiadas, ya es posible ver el potencial de Titanfall, un shooter de acción multijugador que bebe de los clásicos de no hace mucho, mezclando lo mejor de los mejores. En él encontramos un cocktel de funciones y características muy variadas, pero combinadas de manera excelente para que su esencia nos entre por todos los sentidos.

En Titanfall somos pilotos, pilotos de Titanes, unas enormes, duras y letales máquinas destinadas a propagar la destrucción por donde quiera que vayan. Pero no siempre estaremos dentro de un Titan, por lo que los pilotos están igual de bien preparados para combatir a pié, aunque ello no sea totalmente correcto, debido a que llevamos unos propulsores que nos permitirán desplazarnos como saltamontes trepadores. Estos propulsores son una parte imprescindible para la trepidante acción de las partidas y, cómo no, para la supervivencia. Podría acabar aquí, pero entonces nos quedaríamos sólo a medias, y es que los pilotos también tendrán un amplio arsenal de armas y habilidades del que tirar en todas las variadas situaciones en las que se podrán encontrar, destacando especialmente el desaparecer cual ninja futurista durante unos pocos segundos. Titanfall nos ofrece diferentes clases de pilotos, diferentes clases de Titanes, un arsenal de armas principales, secundarias y anti-Titán (siempre llevaremos una de cada), objetivos, diferentes tipos de partidas (dominio, deathmatch y batalla de Titanes), estadísticas, niveles para desbloquear todos lo anterior y alguna cosa más que iréis descubriendo.

En Titanfall somos pilotos, pilotos de Titanes, unas enormes, duras y letales máquinas destinadas a propagar la destrucción por donde quiera que vayan
En Titanfall somos pilotos, pilotos de Titanes, unas enormes, duras y letales máquinas destinadas a propagar la destrucción por donde quiera que vayan

Pero vamos a la acción. Titanfall es adrenalina pura, un juego de acción muy rápido y sencillo en el que nos pasaremos el mismo tiempo saltando de edificio en edificio que disparando, y seguramente ambas cosas al mismo tiempo. El poder realizar enormes saltos, andar por las paredes, escalar por edificios y construcciones, usar hasta cinco armas diferentes y, cómo no, pilotar Titanes, hace que no haya un solo momento de paz y tranquilidad. Las partidas son combates entre dos equipos de 6 jugadores, pero lo interesante es que además se juntarán pilotos controlados por la IA en ambos equipos. Estos "extras" no son fáciles de distinguir de los jugadores, teniendo cada uno una actitud diferente respecto al combate, por lo que debemos estar atentos a quién es quién si nos encontramos varios enemigos juntos, ya que el primero a matar siempre debe ser el jugador, la amenaza más grande. Los dos mapas incluidos son urbanos con un aire postapocalíptico, perfectos para la lucha de guerrilla, aunque también hay espacios más abiertos. Siempre llevaremos encima granadas, arma de cuerpo a cuerpo (sí, la patada es un arma cuerpo a cuerpo), un arma principal, un arma secundaria y un arma especial para destruir titanes, que podremos combinar según la situación. Los enfrentamientos son muy rápidos y, si están bien dirigidos, necesitaremos muy poca munición para acabar con cualquier piloto. La impresión que me quedó con las armas es que parece que aún no están bien equilibradas en cuanto al daño y precisión, sobre todo con el rifle de largo alcance y la escopeta, pareciendo esta última un arma de destrucción masiva, aunque no lo suficiente como para cargarse por sí sola el equilibrio. La movilidad es básica en los combates, y aunque es muy amplia no tiene casi dificultad a la hora de dominarla, perfecta para jugones y no tan jugones, un acierto más. Otro aspecto muy importante son los clásicos "perks", habilidades especiales que nos ayudarán en el fragor de la batalla. Uno de ellos es la ocultación, como si fuéramos el alien de Depredador, que al activarse nos mantendrá casi invisibles durante unos segundos. Una vez consumida se pondrá en carga para, una vez completada, poder volver a usarla. Dominar estas habilidades te ayudará a estar en lo alto de las clasificaciones, sin lugar a duda.

Titanfall es adrenalina pura, un juego de acción muy rápido y sencillo en el que nos pasaremos el mismo tiempo saltando de edificio en edificio que disparando, y seguramente ambas cosas al mismo tiempo.
Titanfall es adrenalina pura, un juego de acción muy rápido y sencillo en el que nos pasaremos el mismo tiempo saltando de edificio en edificio que disparando, y seguramente ambas cosas al mismo tiempo.

Cada cierto tiempo podremos solicitar el despliegue de un Titán, que al igual que nuestros pilotos tendrá varias opciones de combate, tanto ofensivas como defensivas. Estos son determinantes para el resultado del combate, sobre todo si el equipo contrario tiene muchos desplegados, aunque ello no implica que sin ellos o en abultada inferioridad vayamos a perder, otro punto positivo. Lo más impresionante de estas máquinas es la posibilidad de arrancar al piloto de otro Titán para acabar con ambos, una imagen que cuesta de olvidar, gratamente, o al menos si eres el ejecutor, claro está. Estos Titanes tienen un escudo que se regenera de igual manera que la vida de los pilotos, y que una vez consumido permitirá que nuestro casco sea dañado. Si nuestro caso llega a niveles críticos tendremos dos opciones: salir disparados o morir. El casco no se regenera, algo muy acertado para que los Titanes no descompensen en demasía.

He de reconocer que, aunque me atraía Titanfall, no tenía claro si lanzarme a él o no, pero esta beta me ha puesto muy difícil el resistirme, mucho, muchísimo... vale, sí, lo compraré, ya está dicho, lo vale con creces.

Gameplay de TitanFall, en HD.




Comentarios


comments powered by Disqus