The cartridge

World of Tanks es un simulador estratégico y arcade multiplayer de tanques de la Primera y Segunda Guerra Mundial totalmente gratuito (freemium).

En esta primera entrega del análisis, de cuatro en total, nos introduciremos en lo que es básicamente el juego, su calidad de freemium y nuestra propia experiencia.

World of Tanks es, como bien podemos imaginar, pura guerra entre tanques.
World of Tanks es, como bien podemos imaginar, pura guerra entre tanques.

Su desarrollador es Wargaming.net, una compañía bielorrusa que puede jactarse de tener un Récord Guinness Mundial albergando a más de 800.000 jugadores simultáneamente en un mismo servidor. En total, el número de cuentas creadas en World of Tanks (WoT) asciende a más de 30 millones en sus casi 4 años de vida desde que salió en Rusia. En Europa no salió hasta medio año después, un 12 de abril de 2011. Actualmente ya va por la versión 9 y constantemente recibe actualizaciones de todo tipo que no sólo arreglan o balancean el juego, sino que además suelen incluir nuevas opciones, nuevos modos, nuevos tanques y muchas cosas más. Realmente se puede decir que su evolución es constante y en ningún momento se ha dejado a su suerte, algo que seguro ha influenciado en su continuo éxito.

 

Mi experiencia

Antes de poder hablaros de este adictivo juego es justo que os presente mi relación con el mismo, algo que avale o justifique mi opinión. Hace poco más de diez meses empecé con él y, a lo largo de todo este tiempo, he acumuluado poco más de 4.500 batallas, casi su totalidad en batallas aleatorias entrando solo. Al poco de entrar en el juego me contactó un clan llamado Oveja Negra, presentándose como un grupo de jugadores sin obligación alguna que sólo querían eso, hacer piña. Mi intención respecto al juego no era ni de cerca la de dedicarle mucho tiempo, sólo una vía de escape del día a día. Ahí conocí a un tal Zanov, un tío impresionante por sus conocimientos y manera de ser, con el que compartía el afán de datos y análisis, aunque yo sólo llevaba unos cientos de batallas.

Las estadísticas que hemos cosechado en este tiempo.

En una de nuestras primeras conversaciones con Zanov se me quedó grabada una cosa que me dijo, que venía a ser algo como "no te preocupes por las estadísticas, datos y demás, no te estreses ahora que acabas de empezar, disfruta del juego y poco a poco ya te podrás ir metiendo con armaduras concretas, penetraciones, angulación, posicionamientos, etc., espérate a tener 4.000 o 5.000 batallas y ahí ya podrás meterte de lleno en los detalles más complejos e individuales". Y qué razón tenía. He esperado hasta llegar a esa cifra, pacientemente, y ahora con más de 4.500 batallas siento que ya puedo hablar del tema con cierta base, o al menos la base de un jugador ajeno a actividades competitivas de clanes.

Durante el tiempo que llevo en WoT he sido un jugador casual y he tenido mis tiempos de pausa. He probado muchos tanques diferentes y mi objetivo no era llegar a nivel máximo, sino ir subiendo tranquilamente probando diferentes tanques y, por encima de todo, divirtiéndome. Con ello sólo he podido llegar a tener tanques de nivel (llamados Tier) siete, de los diez Tiers que hay. Mis estadísticas no son nada del otro mundo, no soy bueno, pero reflejan todo lo que he hecho y estoy orgulloso de ellas.

Con esto creo que ya os podéis hacer una idea de mi experiencia, así que pasemos a los diferentes aspectos de World of Tanks.

 

Qué es World of Tanks

Como ya he comentado al inicio del artículo, podríamos resumirlo en que es un simulador arcade y estratégico multiplayer de tanques, todos ellos sacados de las dos Guerras Mundiales. La cantidad de tanques ya supera los 300, cada uno clasificado según nación y tipo de tanque.

El multiplayer es la base central, el corazón, no hay juego sin multiplayer. Hay diferentes modos de combate y combates especiales, aunque estos últimos están más relacionados con clanes, pero gran parte del tiempo se invierte en una única cosa, las Batallas Aleatorias. En este tipo de batalla se enfrentan dos equipos de 15 jugadores seleccionados según un matchmaking que tiene en cuenta muchos y diversos aspectos, pero la idea final es hacer dos equipos equilibrados entre ellos. Con esto queremos decir que tu papel en una batalla, entres con el tanque que entres, siempre tendrá valor en una u otra función, siendo raro que entres en una batalla donde no puedas aportar nada aunque tu tanque sea el peor de tu equipo. Siempre hay algo que puedes hacer para ayudar, siempre. También hay que decir que este es uno de los puntos más controvertidos del juego, ya que todo jugador siempre quiere entrar en una partida con el mejor tanque de su equipo, o al menos uno que pueda causar cierto pánico en las final enemigas, pero no, eso es imposible y no siempre podemos lanzarnos a la destrucción desmesurada.

Vídeo promocional oficial de la última versión de World of Tanks, la 9.0

Las partidas incluyen numerosos mapas que rápidamente se conocen a la perfección, parte muy importante para jugar bien. Aprovechar el terreno y saber los puntos clave es básico. El otro aspecto básico es conocer los tanques, tanto propios como enemigos, ya que todos los tanques tienen sus puntos fuertes y débiles. Conócelos y utilízalos en tu provecho, verás como poco a poco te convertirás en un valor importante para tus equipos. Por mucha desventaja que tengas en un combate o situación, si eres más listo que el otro siempre tendrás una oportunidad, aunque sean pocas, pero siempre tendrás. Y sí, huir siempre es una oportunidad, cualquier cosa es mejor que morir sin beneficio alguno.

Cada batalla tiene un tiempo máximo de resolución de 15 minutos, pero la media suele rondar los 10 minutos, tiempo generalmente suficiente para que uno u otro equipo consiga la victoria. La victoria depende de dos factores principales: Supremacía y objetivo. Lo más normal es que un equipo elimine la totalidad del equipo contrario, con lo que automáticamente gana. La otra opción es capturar la base enemiga o una base neutral compartida, que una vez capturada otorga la victoria automáticamente. Dejo de lado modos de combate más pensados para clanes, ya que si entras en dicha dinámica es que ya conoces perfectamente el juego y este análisis no te aporta nada que no deberías saber ya.

Es importante saber que una vez tu tanque es destruido puedes salir de la batalla para hacer otra con otro tanque, no es necesario que esperes a que finalice. Eso sí, mientras la batalla no acabe no podrás usar el mismo tanque. No hay penalización alguna por salir una vez muerto y la experiencia y créditos (dinero del juego) se te sumará cuando acabe la batalla, estés en ella o no. Si eres un jugador veterano no te aportará mucho quedarte viendo las partidas mientras estás muerto, pero en caso contrario es recomendable que te quedes viéndolas, ya que puedes aprender mucho de lo que hacen los otros jugadores y del mapa. Mientras estás muerto puedes ir cambiando la vista entre todos los tanques de tu equipo que aún están vivos. No os engaño si os digo que mi mayor experiencia viene de lo que he visto en las partidas una vez muerto, es increíble lo que puedes aprender viendo lo que hacen los demás jugadores.

 

Freemium

El modelo de negocio de WoT es el llamado freemium, en el que se puede jugar totalmente gratis pero con la posibilidad de adquirir elementos premium mediante dinero real. Aunque el gasto de dinero real te puede ayudar significativamente en el avance, no sucede así en cuanto a la descompensación versus los otros jugadores. En WoT la habilidad y estrategia, tanto personal como de equipo, es lo más importante, quedando el gasto de dinero real en un segundo plano. Que quede en segundo plano no quiere decir que sea totalmente irrelevante, ya que hay algún elemento que puede favorecer mínimamente (como la pintura de camuflaje), pero su beneficio no es tan relevante en términos de decidir una batalla de equipo.

Una sección de la Tienda de World of Tanks.
Una sección de la Tienda de World of Tanks.

Donde el dinero real sí resulta relevante es en el avance, ya que invertir en una cuenta premium te hace conseguir experiencia y créditos más rápidamente, pero ello no es una ventaja en batalla, sólo una manera de avanzar más rápidamente. Otro elemento interesante que debe ser comprado con dinero real son las plazas de garaje, algo indispensable si lo que quieres es tener más tanques disponibles al mismo tiempo. Aunque las plazas son interesantes, no son necesarias, ya que de base empezamos con unas cuantas plazas y podemos vender los viejos tanques para así poder adquirir los nuevos que vayamos consiguiendo. Otro uso útil del dinero real es el entrenamiento (y reentrenamiento) de la tripulación, algo importante para avanzar más rápidamente y no tener que empezar un tanque con una tripulación básica. También tenemos unos pocos tanques disponibles sólo con dinero real, pero aunque todos tienen sus puntos fuertes y débiles, en general no se puede decir que marquen la diferencia en sus respectivos niveles por sí solos.

Para apoyar mi explicación me baso en mi propio caso y en la gente con la que he compartido experiencias dentro y fuera del juego a lo largo de mis batallas y cerca de diez meses de frenéticos combates. Como ya he comentado, no soy muy bueno y aún soy una especie de recién llegado, pero jamás he sentido que otro jugador me matara por usar dinero real (la munición premium se puede comprar con créditos). Aquí hay suerte, experiencia, habilidad y, como último mono, dinero real. Sólo he tenido una vez un tiempo premium, creo que fueron 30 días (y alguna vez más por algún evento o misión), y el dinero real que he invertido ha ido casi en su totalidad a más plazas de garaje, algún re-entrenamiento de tripulación y pintar algún tanque que me ha gustado mucho. Ello me ha hecho avanzar a un ritmo notablemente inferior al de otros con cuentas premium, pero nada más que eso. Si mi tiempo fuera mayor estoy seguro de que tendría una cuenta premium más veces y de que invertiría más dinero en él, ya sea en algún tanque premium, más plazas de garaje, más pinturas de camuflaje y más reentrenamientos, pero como no lo tengo... mejor para mi bolsillo.

Personalmente, si me gusta mucho un juego y le puedo dedicar horas, gastarme algo en él lo veo importante, es una manera de agradecer a los desarrolladores la diversión que me están dando y, al mismo tiempo, obtener algún beneficio. Pero esto ya es cosa de cada uno y lo que haga cada persona es totalmente respetable.

Para resumir y poderlo omitir en el resto del artículo, lo que podemos hacer con dinero real es:

  • Comprar Créditos
  • Comprar Oro
  • Comprar Tanques Premium
  • Comprar Consumibles
  • Comprar Tiempo Premium

Con el Oro que tengamos podemos hacer lo siguiente:

  • Adquirir Plazas de Garaje
  • Adquirir Tanques Premiun
  • Entrenar y re-entrenar Tripulación al 100%
  • Convertir Experiencia en Experiencia Libre
  • Adquirir Créditos
  • Desmontar Equipamiento
  • Aumentar Barracones
  • Adquirir Munición Premium
  • Adquirir Elementos de Personalización Exterior (pinturas de camuflaje y emblemas)
  • Adquirir Consumibles

Para un jugador casual no hay nada que se compre con Dinero/Oro que sea realmente necesario. Sólo te puede interesar algo si realmente vas a invertir horas al juego y/o realmente te gusta, en cuyo caso invertir algo de dinero lo vería hasta lógico.

De todo lo anterior lo único que tiene efecto práctico en las batallas es la pintura de camuflaje (te añade un pelín de camuflaje), la munición premium (que también se puede comprar con dinero del juego) y los consumibles (que también se pueden comprar con dinero del juego). Así que como ves, el que no gastes dinero real no tiene mucha repercusión en cuanto a desbalanceo, es más una cuestión de avance, consiguiendo experiencia y dinero más rápidamente.

En breve tendréis disponible nuestra segunda parte, de cuatro, del análisis de World of Tanks, donde hablaremos de Tanques, Tripulación, Garaje y Progresión.

 

Enlaces relacionados

Página Oficial de World of Tanks (Europa)
Descarga de World of Tanks (PC)
Página oficial de World of Tanks (Xbox 360)




Comentarios


comments powered by Disqus